Mitos

Aquí podrás encontrar la mejor recopilación de mitos del municipio de Jiquipilco.

LA CUEVA DEL LOBO

Se cuenta que hace mucho tiempo en el cerro de Santa Cruz Tepexpan habitaba un lobo.

Se dicen que cuando llegaban días festivos danzantes subía al Santuario del Señor del Cerrito entre ellos: concheros, apaches y pastoras.

Señalan que cuando subían a danzar sin fe o devoción ese mismo día al anochecer y atreviéndose a salir, el lobo se las llevaba a su cueva.

Un día un señor subió  y encontró la cueva, curioso de saber que había dentro se acercó lentamente; al estar en la entrada vio que dentro de esta había ropa, pulseras, collares y diferentes tipos de cosas que las pastoras portaban.

Fue entonces cuando encontraron la explicación de lo que les sucedía  a las pastoras desaparecidas; desde entonces se dice que no se debe subir al Santuario sin fe, porque algo malo sucederá.

SUSANA  ATANASIO DE LA CRUZ

LA CUEVA

En la comunidad de Santa Cruz Tepexpan existe un mito que relata, que el día 3 de mayo de cada año, se abre una  puerta que lleva a una cueva que contiene un tesoro.

Cuenta la historia que aquel que vea el tesoro y se atreva a sacarlo ese mismo día la puerta se cerrará al sonar las campanas de la Iglesia. Si llegara a suceder esto, la persona se quedará adentro de la cueva encerrado durante un  año y no tendrá noción del tiempo.

CELSO ATANACIO BERNAL

EL PESCADOR

Se dice que era un pescador que caminaba por la orillas de una presa.  Un  día iba montado en su caballo por la tarde, de repente escucho un llanto de un bebé, siguió caminando con su caballo pero el seguía escuchando los llantos de este cada vez más cerca, decidió bajar de su caballo  y se dirigía al lugar  de donde provenían los llantos, vio que era un bebé lo recogió y lo abrazo debajo de su ropa, comenzó a obscurecer y a bajar la niebla.  El pescador se fue en su caballo y de pronto el sintió que el bebé  le comenzó a rasguñar  el pecho, lo destapo y vio que el bebé ya no era un bebé.

El pequeño se había convertido en el demonio, lo aventó hacia lo más profundo de la presa y se fue corriendo en  su caballo, se dice que el demonio lo alcanzo y lo mato pero nunca encontraron restos, ahora se cuenta que al pasar por la  presa se escuchan los llantos del bebé pero nunca se encuentra nada.

CRISTIAN URIEL MONTIEL MOLINA

EL DUENDE

Santa Cruz Tepexpan ha crecido a la sombra de mitos  y leyendas que hasta la fecha suelen  escucharse.

Las historias de duendes, han pasado de generación en generación contado las ocurrencias de dichos personajes pequeños que se presenta con el aspecto de un niño de 5 o 7 años, siempre descalzo vestido con una camisa larga y con un sombrero grande de paja en la cabeza. Son  considerados unos espíritus traviesos e irritantes, que persiguen, tiran piedras, tierra o hasta comida a las personas, juegan con los niños cuando están solos, muchas veces se los lleva lejos de sus casas, pero siempre aparecen con monedas, flores, juguetes, cuchillos y dulces que el duende les obsequia.

ANA PAOLA JIMÉNEZ

LEYENDA DE LOS MURCIÉLAGOS

Cuenta la leyenda que el murciélago fue el ave más bella de la creación. El murciélago al principio  era tal y como lo conocemos de nombre  biguidibela (biguidi =mariposa vela=carne; el nombre venía a significar  algo como mariposa  desnuda). Un día de frio  el murciélago subió al cielo  y pidió plumas al creador como había visto en otros animales que volaban pero el creador no tenía plumas, así que le recomendó bajar de nuevo a la tierra y pedir una pluma a cada ave y así lo hizo  recolectando solamente las plumas más vistosas y de más colores.

Cuando acabo su recorrido, el murciélago se había hecho de un gran número de plumas  que envolvían su cuerpo volaba mostrando su belleza  a todos los pájaros que paraban su velo para admirarle. Agitaba sus alas  ahora emplumadas, aleteando feliz y con cierto aire de prepotencia. Una vez, como un eco de su vuelo, creo el arcoíris. Era todo belleza.

Pero era tanto su orgullo que  la soberbia lo transformo  en un ser cada vez más ofensivo para con las  otras aves.

Con su continuo pavoneo, hacía sentirse  chiquitos a cuantos estaban a su lado, sin importar las cualidades que ellos tuvieran. Hasta el colibrí le reprochaba no llegar a ser dueño de una decima parte de su belleza. Cuando el creador vio que el murciélago no se conformaba con disfrutar sus nuevas plumas, si no que las usaba para humillar a los demás le pidió que subiera al cielo cuando también se pavoneo y aleteo feliz. Aleteo y aleteo mientras sus plumas se desprendían una a una  descubriéndose de nuevo desnudo, como al principio durante todo el día llovieron plumas del cielo y desde entonces nuestro murciélago ha permanecido desnudo, retirándose a vivir  en cuevas y olvidando su sentido de la vista para no tener que recordar todos los colores que alguna vez tuvo y perdió.

ANA YANZI VICTORIA

EL DUENDE

Cuenta la leyenda que en la comunidad de Jiquipilco existía un duende que se dejaba ver a la hora que fuera. Una vez un grupo de amigos se reunieron para ir a visitar la llamada  cabaña, ahí se pusieron a jugar cuando de pronto a lo lejos  vieron la sombra pequeña, los niños se acercaron sin temor alguno cuando de pronto detrás de los montones  de paja salió corriendo un pequeño niño, los amigos intentaron llamarlo pero el pequeño temía que le hicieran daño. Minutos después sin rastro alguno desapareció, los chicos lo buscaron  entre la paja pero no encontraron nada.  Días después el grupo de amigos regreso en busca de aquella sombra que había  desapareció  días antes, pero descubrieron  que no era un niño si no un pequeño duende.

Desde ese día toda la gente visitaba ese lugar encontrando esa sombra tan pequeña.

MARISOL ONOFRE VAZQUEZ

LOMA DE SAN  FELIPE  SANTIAGO

Este mito trata  sobre una  chica  que trabajaba en  una casa como  sirvienta, ahí  donde trabajaba  había una perro llamado  roki, ella   todos los días  lo alimentaba un   día aunque esto sea increíble el  perro  y  la muchacha  tuvieron  relaciones sexuales  ella después de un  tiempo  se dio  cuenta  que estaba embarazada, ocasionando que la corrieran del trabajo,  ella trato de explicar pero  no  le creyeron  y  regreso  con  sus papás  considerando  que le creerían, pero   como  no fue así decidieron encerrarla en su  recamara,  pasaron los días,  sus padres se dieron cuenta que había dado a luz a dos perritos en lugar de niños los cuales puso por nombre Pedro y Pablo, ellos crecieron y su abuelo decidió sacarlos de ahí.

Su abuelo era comerciante, un día salió a vender y sus nietos lo acompañaron,  en el transcurso del camino vieron una mina, entraron y sucedió algo milagroso, pues se convirtieron en humanos.

Dentro de la mina encontraron un gran tesoro y al  volver, se encontraron con una gran sorpresa, pues su madre  había muerto.

EDITH REYES CASTILLO

EL CAMINO

Hace algún tiempo cuando comenzaron a hacer el camino de Santa María Nativitas que  empieza en la  desviación de  Moxteje, relatan las personas mayores que se aparecía un pequeño niño y recorría  el camino solo y sin rumbo.

Todos los días el niño aparecía en el camino y recorría de arriba abajo como si no tuviera lugar o destino a donde ir. Al terminar el camino, se cuenta que tal niño dejo de aparecer, sin alguna explicación.

JOSÉ MIGUEL DE ROSAS MORENO

LA MUJER DEL SILENCIO

En tiempos antiguos sobre la carretera que va desde la comunidad de Llano Grande pasando por la carretera de la nueva capilla  de San Isidro, llegando hacia el panteón de Santa Cruz Tepexpan, las personas se trasladaban hasta este panteón con el fin de darle santa sepultura a sus familiares fallecidos. Se dice que una señora que gozaba de tantos privilegios y estaba feliz con su familia,  cuando ella se entera que su esposo había fallecido ya que  había sufrido un accidente en su trabajo. La mujer se veía con pocas ganas de vivir y al pasar por  dicha carretera iba con mucho dolor. Al término del entierro la mujer salió del panteón y al pasar por dicha carretera se quitó la vida.

Cuentan que al pasar por esta carretera de noche se encuentra una mujer de negro que va en silencio, nunca voltea a ver a nadie, y poco a poco se desvanece entre los arboles cercanos a la capilla, dejando su recuerdo.

MIRIAM ANTONIO MENDIOLA

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: